Macarena Ibarra habla en Pulso Ciudad sobre Barrios Patrimoniales

Captura de pantalla 2017 07 14 a las 9.30.50

 

 

 

 

 

Dispersión de criterios: la debilidad de los barrios patrimoniales

Efraín Moraga  14/07/2017

Se estan generando varias iniciativas para aunar criterios y unificar facultades en la conservación de barrios, sin dejar de lado la inversión inmobiliaria. EL CNDU ya anunció una propuesta y la M. de Santiago lo está estudiando.

La polémica generada por la Villa San Luis de Las Condes abrió el debate y propició que por estos días la palabra patrimonio se haya utilizado para defender las posturas de quienes están a o en contra del proyecto. ¿Es compatible el desarrollo de la ciudad con la conservación funcional de las zonas con perfil histórico?

Vicente Domínguez, director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), indica que “en Chile se hacen gárgaras con el patrimonio, pero no hay  medidas muy concretas de favorecer a su conservación. Parece más como un castigo a los propietarios que una preservación propiamente tal. Falta una política de Estado que sea consensuada y que permita técnicamente valorar a las construcciones y barrios que lo merecen”, explica el dirigente gremial. 

Para hacerse una idea, de las 2.240 hectáreas que componen a Santiago, alrededor de 1.100 de ellas corresponden a zonas patrimoniales, mientras que en el total del territorio chileno existen 1.553 monumentos nacionales. También se han generado importantes inversiones de conservación como es el caso del Barrio Patrimonial de Puerto Varas, con $500 millones.

Mientras aún están frescas las discusiones sobre el paño en el sector de Nueva Las Condes, el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU) prepara por estos días un documento para fortalecer y coordinar los instrumentos de planificación y gestión del patrimonio en la ciudad, de manera de evitar que estas facultades se encuentren dispersas entre distintas autoridades. 

El documento debería estar listo el segundo semestre de 2017, de manera que los cambios se puedan introducir lo antes posible.  “La idea es que las propuestas generen cambios en elementos como las leyes de ordenamiento territorial y la discusión que hoy se tiene en el Congreso respecto a la ley del Ministerio de la Cultura”, explica Luis Eduardo Bresciani, presidente del CNDU.

Para los expertos, la clave de una política que favorezca la preservación y rehabilitación de espacios patrimoniales es, simplemente, que la gente viva mejor. “Lo principal es que las políticas estén orientadas a los ciudadanos y su diario vivir. En ese sentido, el patrimonio puede ser en algunos casos un agente incómodo, por eso hay una mirada del territorio multidisciplinaria”, explica Carlos Maillet, director de la Subdirección de Patrimonio de la Municipalidad de Santiago 

Desde este municipio explican que también están haciendo gestiones para potenciar iniciativas que reúnan a los distintos actores interesados en el desarrollo de proyectos, de manera de repetir experiencias como las del Mall Espacio M.

 

Revitalización de barrios

Los urbanistas consideran que este tipo de intervenciones son capaces de generar cambios en el entorno y puede ser el punto de partida a la hora de pensar en revitalizar barrios completos:

“reconvertir un edificio es mucho más simple que reconvertir un barrio o reutilizarlo, pero sí un edificio puede dinamizar un barrio, como lo es la reconversión, por ejemplo, de la ex fábrica Girardi, que de alguna manera irradia o complementa la nueva vocación del Barrio Italia, que está en torno a la cultura”,

destaca Macarena Ibarra Alonso, docente del Instituto de Estudios Urbanos PUC.

Un ejemplo de este tipo de inversiones es encabezado por la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) y el Gobierno Regional del Maule, quienes trabajan para recuperar la Estación de Talca, proyecto que costará alrededor de $2 mil millones.

La necesidad de crecimiento de la ciudad es otro factor que puede favorecer la revitalización de barrios patrimoniales, puesto ciertos edificios o zonas pueden ser reutilizados para otros usos. Un ejemplo es el proyecto Santiago Vintage, iniciativa impulsada por inmobiliaria Deisa y que tomó una casona patrimonial ubicada en calle Vergara 500 y la transformó en un edificio de departamentos con modernos lofts.

“La tendencia mundial es a ocupar estas áreas y generar conjuntamente con una mayor densidad habitacional, es decir, llevar a más gente a vivir a estos barrios, también un mejoramiento del entorno en los cuales se emplazan, vale decir, más y mejores veredas, más espacios públicos y mejor equipamiento”, plantea Fernando Herrera, presidente de la comisión Ciudad y Territorio de la CChC.

En ese sentido, desde el Consejo de Monumentos Nacionales destacan la experiencia del Centro Cultural del Cerro Cárcel de Valparaíso: “hay varios ejemplos que respetan este valor patrimonial, que es la esencia del inmueble, cuál es su característica esencial, si es histórica, arquitectónica, social o urbana”, dice Ana Cárdenas, secretaria técnica del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN).

 

Fuente: Pulso Ciudad