Profesora Caroline Stamm: “El desafío es integrar mecanismos de participación ciudadana de manera regular y diversa, más allá de consultas puntuales”

Estudios Urbanos 2573La consulta ciudadana realizada por el Municipio de Las Condes, que buscó la opinión vecinal respecto de las intervenciones propuestas para el parque Padre Hurtado, abrió el debate respecto del rol que la ciudadanía debe jugar en todo proceso de intervención de la ciudad y de sus espacios públicos. 

A través de redes sociales, el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales (IEUT) UC realizó una encuesta que tuvo una duración de 24 horas.

El enunciado y la pregunta fueron los siguientes: “a raíz de la consulta ciudadana recientemente desarrollada para las futuras intervenciones del parque intercomunal Padre Hurtado, ¿crees que la participación ciudadana es un eje central para la toma de decisiones de inversión en espacios públicos?” Más del 90% de quienes contestaron la encuesta se inclinaron por opción “SI”, en un ejercicio simple, directo y corto, cuyo único fin fue conocer, a través de un barrido digital rápido, el parecer de las personas que normalmente visitan las redes sociales del IEUT UC para interiorizarse sobre diversos temas urbanos y de ciudad.

¿Somos un país con tradición en materia de participación ciudadana en procesos de intervención urbana? ¿Creemos realmente como sociedad que la participación de la comunidad en los procesos de transformación e intervención de la ciudad y sus espacios públicos es fundamental? Al respecto, conversamos con la profesora Caroline Stamm, académica del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC, quien, en el marco de su área de investigación en temas relacionados con la participación ciudadana, nos entrega su parecer.

A raíz de lo acontecido con el parque Padre Hurtado, ¿qué lecciones crees que se pueden obtener en términos del valor de la participación ciudadana en este tipo de intervenciones?

La consulta sobre el parque Padre Hurtado demuestra el interés de los ciudadanos por decidir sobre proyectos de inversión en su comuna, a pesar de la baja participación en las elecciones municipales. El rechazo a la laguna ha quedado claro en la consulta y no sorprende, porque es lo que las organizaciones sociales de las comunas involucradas han defendido desde hace tiempo. El resultado de la consulta revela la importancia de contar con mecanismos de democracia participativa y directa, además de la tradicional democracia representativa. Plantea además en la agenda pública el tema de la participación ciudadana. El desafío es integrar mecanismos de participación ciudadana de manera regular y diversa, más allá de consultas puntuales.

¿Qué rol juega la participación ciudadana en procesos de intervención urbana?

El rol de la participación ciudadana es indispensable en el diagnóstico, el diseño, la ejecución y hasta la evaluación de los planes, programas y proyectos urbanos, incluyendo el acceso a la información. La construcción de ciudades es un proceso colectivo y se necesita la inclusión de todos los actores involucrados, con un papel central de los habitantes. Más allá de consultar a los vecinos si están o no de acuerdo con un proyecto en particular, se necesitan iniciativas que involucren a la comunidad en la gestión local y que le otorguen poder de decisión. El ejemplo más icónico es el de los presupuestos participativos, que permiten a los ciudadanos decidir sobre la utilización de una parte del presupuesto municipal anual, pero, además, hay muchos otros ejemplos interesantes, como los recientemente conformados conseils citoyens en los barrios prioritarios de Francia, donde una parte de los miembros es nombrada por sorteo.

A tu juicio, ¿faltaría en el país institucionalizar la participación ciudadana por ley, para que su ejercicio no quede supeditado al arbitrio de las autoridades de turno?

Hay que recordar que en 2011 se aprobó la Ley 20.500 sobre Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública, y que la Ley General de Urbanismo y Construcciones incluye disposiciones sobre la participación ciudadana en materia de planificación urbana, pero se limita a una participación de tipo informativa y consultiva. Es necesario avanzar a nivel legislativo hacia una participación más temprana y vinculante, y también generar un cambio cultural y político.