2016-2019 | Densidad residencial y redes de sociabilidad ¿Paradojas de la Metropolización? | Investigador responsable: Felipe Link

  • Periodo de Investigación: 2016-2019
  • Académicos Asociados:
  • Descripción:

    Proyecto Fondecyt Regular N° 1161550


    Introducción

    La transformación de la estructura urbana contemporánea de Santiago, que combina tendencias de expansión y dispersión en baja densidad, así como fuertes procesos de densificación en las áreas centrales, permite suponer que las condiciones morfológicas y urbanas para la sociabilidad se manifiestan de forma también diferenciada.

    En este contexto, el proyecto pretende comprender la forma, composición y estructura de la sociabilidad de los habitantes en Santiago y su relación con el entorno construido. A nivel teórico, esto implica abordar la compleja relación entre espacio y sociedad, como una influencia mutua que condiciona las formas de interacción en la ciudad actual.

    ¿Qué se entiende por sociabilidad?

    Específicamente, en este proyecto, se entiende como la cantidad y cualidad de los contactos personales que conforman la red ampliada de cada habitante, con el potencial de acceder y movilizar recursos incrustados en la estructura social. Esto es lo que Nan Lin define como capital social relacional.

    ¿Qué se entiende por densidad?

    Específicamente, en este proyecto, la densidad residencial es una construcción que va más allá del valor cuantitativo de personas o viviendas por hectáreas, y se define a partir de un conjunto de indicadores morfológicos, demográficos y relativos a la mixtura de usos, los que en su combinación permiten describir formas específicas de densidad socio-residencial.

    Selección de barrios

    Con el objetivo de comprender las diferencias en las formas de sociabilidad en relación con la densidad, se realizó un análisis de tipologías que permitió identificar las distintas formas de densidad socio-residencial para toda el área metropolitana de Santiago (AMS). De esta forma, se obtuvieron seis tipologías que en conjunto representan la diversidad del AMS en función de cinco variables: localización según zonas de mercado laboral, porcentaje de jefes de hogar profesionales, cantidad de viviendas por hectárea, cantidad promedio de personas por vivienda, y coeficiente de uso residencial.

    Posteriormente, se seleccionaron 10 barrios representativos de esta caracterización metropolitana, los que fueron analizados a través de una aproximación de métodos mixtos: levantamiento morfológico y cálculo de coeficientes de densidad, levantamiento de la geografía de oportunidades, aplicación de encuestas de sociabilidad, aplicación de entrevistas de redes y realización de focus group sobre percepciones del barrio.

    Hipótesis y resultados

    Los resultados que se muestran en las diferentes láminas corresponden a las fichas de síntesis de cada barrio, donde se puede observar su tipología morfológica, así como sus características más representativas respecto a la sociabilidad. De esta forma, se busca evaluar la hipótesis de que la relación entre densidad y sociabilidad no es lineal, pues tanto la baja densidad como la hiper densidad afectan las relaciones sociales.

    La evidencia en cada uno de estos barrios, propone que la relación entre densidad socio-residencial y redes de sociabilidad no es lineal, en el sentido de que a mayor densidad exista mayor diversidad de relaciones sociales generadoras de capital social relacional o un fuerte sentido de comunidad. Es decir, que el proceso de metropolización de Santiago va configurando, tanto en sus dinámicas de expansión como de densificación de sus centros, un entorno que complejiza las relaciones sociales en un contexto de urbanización desigual. Este proceso tiene determinantes socioeconómicos estructurales, pero consecuencias coyunturales que son evidentes en las prácticas cotidianas y en las redes personales. La paradoja de la metropolización se constituye en este doble proceso, de pérdida de una estructura de relaciones locales en los extremos de la densidad, así como de una diferenciación importante a escala metropolitana, que refuerza el patrón de fragmentación de las relaciones sociales en el AMS.

    La escala barrial mantiene su importancia como espacio de sociabilidad y estructura-estructurante de relaciones sociales, especialmente en barrios consolidados de densidad media, como Juanita Aguirre y La Estrella. Mientras, en sectores de reciente densificación, como Lira – Almagro, existe un alto porcentaje de nuevos habitantes, predomina una sociabilidad diversificada y menos vinculada al entorno local, aunque con límites claros en el territorio metropolitano. Por otro lado, el crecimiento expandido tiende a limitar las oportunidades de interacción social espontánea, debilitando los vínculos sociales, especialmente en contextos de vulnerabilidad social en que las prácticas sociales se ven espacialmente restringidas a lo que se suman problemas de convivencia y percepción negativa de la comunidad, como ocurre, por ejemplo, en Villa Los Andes.

    Finalmente, los resultados muestran que las formas de sociabilidad y la convivencia barrial son condicionadas por los diferentes contextos morfológicos, geográficos y socioeconómicos que caracterizan a una realidad metropolitana compleja como la que observamos en Santiago, lo que supone una serie de desafíos para las posibilidades de construir cohesión social y comunidad en un contexto metropolitano.

     

    Equipo de trabajo:

    Candela Arellano, Fernanda Gómez, Camila Jiménez, Marcela Moraga, Natalia Ramírez, Andrés Señoret, Felipe Valenzuela

     

    Captura de pantalla 2018 07 09 a las 16.55.36

    laminas4

    laminas9

    Captura de pantalla 2018 07 09 a las 16.54.58