Noticias

La opinión de académicos/as, investigadores/as, estudiantes y postdoctorantes en diversos medios de comunicación nacionales e internacionales, así como la incidencia del quehacer académico de nuestro Instituto en las políticas públicas en sus distintas escalas, es relevante para conocer el impacto que la investigación y el conocimiento generados tienen para la sociedad actual.
Entrevista a Rodrigo Urbano | Primer Planificador Urbano PUC
19 julio, 2017

Rodrigo Urbano, primer Planificador Urbano PUC:

“En las ciudades del siglo XXI debe haber equidad en el acceso a bienes públicos y espacios para que las personas participen en los procesos de desarrollo de su territorio”

El primer egresado del único título profesional de Planificador Urbano que existe en Chile, que es dictado por el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales PUC, aboga por ciudades más inclusivas; socialmente integradas; menos contaminantes; y con más y mejor infraestructura pública, y afirma que esta nueva profesión permite abordar el desarrollo de las ciudades y territorios desde una óptica integral y multidisciplinar.

“Debemos pensar en ciudades 100% eléctricas. Chile debe tomar una determinación respecto de qué energías vamos a usar y cuáles son las menos contaminantes”, sostiene.

Rodrigo, ¿cómo llegaste a cursar el programa de Planificador Urbano UC?

En mis inicios en la educación superior estudié algunos años de construcción civil, no sintiéndome particularmente cómodo con la carrera. Luego me fui a Europa, y en Bélgica, específicamente en la Universidad de Saint-Luc de Bruselas, me encontré con un programa de pregrado vespertino sobre ordenamiento territorial que duraba tres años. Terminé todos los cursos, pero por motivos de trabajo y viajes no pude terminar mi tesis, pero en cuanto a cursos dejé aprobado el programa académico completo.

En ese minuto comencé a tomarle el gusto a los temas urbanos y de ciudad, por lo tanto cuando volví a Chile, alrededor del 2011, escuché que el programa de planificación urbana se estaba creando en la UC y que se estudiaría a través del College. Así, decidí incorporarme a la Universidad Católica, a través del College de Artes y Humanidades. Hice un Major en Planificación Urbana y un Minor en Estudios Urbanos, entonces cuando el programa se aprobó y comenzó a dictarse formalmente yo ya tenía la mayoría de los cursos aprobados, además de otros que había hecho en Bélgica y que el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC me convalidó.

Cuando el programa se articuló completamente, cursé el Magíster. Hoy, luego de todos mis estudios, soy Magíster en Desarrollo Urbano y Planificador Urbano PUC.

¿Qué necesidad viene a suplir en Chile en título profesional de Planificador Urbano?

Hay muy buenos profesionales dedicados a temas urbanos y de ciudad. Si bien, quizás, no son planificadores urbanos desde el pregrado, han hecho posgrados y han estudiado mucho el tema.

Creo que este programa aporta a la cultura urbana del país, porque cambia el paradigma de quienes salen de su colegio y quieren estudiar, por ejemplo, Derecho, Odontología o Medicina Veterinaria, y les abre una opción más que no existía. Falta mucha educación a este respecto y al incorporar la planificación urbana en la oferta académica de pregrado y en el colectivo social, culturalmente contribuye mucho al desarrollo profesional, sobre todo en municipios y otros servicios que tienen que ver con el desarrollo de ciudades y territorios.

Además, este programa suple la necesidad urgente que tiene el mercado por profesionales planificadores urbanos, que entiendan el campo del desarrollo urbano y de la planificación urbana y territorial desde una óptica multidisciplinaria, sobre todo en un país permanentemente expuesto a desastres naturales y que va a requerir siempre de una buena planificación desde el sector público, municipios y la sociedad en su conjunto.

¿Cómo crees que el Planificador Urbano, como profesión, se inserta en el mundo del desarrollo urbano y del estudio de la ciudad y del territorio?

Creo que puede transformarse en un nexo y un puente muy necesario entre el estudio de la ciudad y el territorio, es decir, entre la Academia y la aplicación práctica de la profesión, por ejemplo, en el caso del ejercicio en municipios y organismos que tienen que ver con el territorio y la ciudad. Creo que es un gran paso, porque nos permite también asumir que la planificación urbana debe ser abordada desde una óptica multidisciplinaria y multi profesional, y no solo desde la arquitectura o solo desde el urbanismo.

RodrigoUrbano2

¿Se genera con esto un nuevo desafío en Chile, en términos de generar el perfil profesional del Planificador Urbano e incorporarlo como tal, por ejemplo, en las plantas de trabajo del sector público a nivel nacional, regional y/o municipal?

Sin duda. Hay un gran desafío en ese sentido. De momento tenemos los temas alusivos a la ciudad muy segregados entre sí. El Planificador Urbano tiene la capacidad de articular distintas profesiones y profesionales para el óptimo y balanceado desarrollo de la ciudad y del territorio. Creo que es un tema que hay que ir resolviendo de a poco y esta nueva profesión formal y consolidada ayuda mucho.

¿Cuál crees tú que es el desafío clave para el Planificador Urbano UC para el Chile de los próximos 20 ó 30 años?

Creo que primero debemos combatir fuertemente la segregación urbana, tomando en cuenta cómo hacemos y generamos ciudades que brinden oportunidades y acceso a servicios, cosa que no se logra con otra cosa que no sea una buena planificación.

Otros aspectos que debemos trabajar y mejorar son, por ejemplo, elevar los estándares del transporte público; trabajar para reducir la contaminación ambiental en nuestras ciudades, por ejemplo con una meta de CO2 neutro; generar espacios públicos que acojan a las personas y que inviten a hacer ciudad, porque es ahí donde se puede generar calidad de vida, más allá de las puertas de la casa de cada uno de nosotros; además de crear barrios y conjuntos habitacionales con mayor mixtura social, con adecuada urbanización y conectados con los servicios de la ciudad, como salud, educación y transporte público.

El Planificador Urbano puede trabajar para romper con la cultura de la segregación social que ha acompañado los procesos de desarrollo urbano de nuestro país durante el último tiempo.

En términos de movilidad, creo que debemos generar más y mejores espacios para la bicicleta, que además de descontaminar y de contribuir con la disminución del tráfico vehicular, permite generar alternativas de movilidad al interior de las ciudades que fomentan la vida más sana y nuevas formas de convivencia urbana entre peatones, ciclistas y automovilistas.

El Planificador Urbano debe también saber leer a la sociedad. Conocer los procesos culturales, sociales y de identidad es muy importante para la cohesión social, y es parte integral del trabajo del Planificador Urbano UC.

¿Cuál es tu modelo ideal de ciudad…la ciudad del siglo XXI?

Algo muy importante es que comencemos a pensar, en serio, en ciudades 100% eléctricas. Deberíamos transportarnos eléctricamente, ya sea en superficie o bajo tierra. He escuchado, por ejemplo, que Volvo comenzará a fabricar automóviles sin carburantes, sino eléctricos, y eso es una contribución enorme.

Chile debe tomar una determinación respecto de qué energías vamos a usar y cuáles son las menos contaminantes.

Por lo demás, creo que las ciudades deben ser más inclusivas y socialmente integradas; menos segregadas; menos contaminantes; con más y mejor infraestructura pública; con mejores condiciones de libre acceso a bienes públicos de calidad y con alta participación de la ciudadanía en los procesos de desarrollo de su entorno y su territorio.

Ir al artículo
Dispersión de criterios: la debilidad de los barrios patrimoniales
14 julio, 2017

Se estan generando varias iniciativas para aunar criterios y unificar facultades en la conservación de barrios, sin dejar de lado la inversión inmobiliaria. EL CNDU ya anunció una propuesta y la M. de Santiago lo está estudiando.

La polémica generada por la Villa San Luis de Las Condes abrió el debate y propició que por estos días la palabra patrimonio se haya utilizado para defender las posturas de quienes están a o en contra del proyecto. ¿Es compatible el desarrollo de la ciudad con la conservación funcional de las zonas con perfil histórico?

Ir al artículo
Conversatorio sobre «guetos verticales»
13 julio, 2017

El docente e investigador del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales PUC, Francisco Sabatini, conversó con Radio Futuro sobre densificación y segregación social, a raíz de los casos de los llamados “Guetos Verticales” en las comunas de Santiago y Estación Central.

Ir al artículo
Proyecto Ñuble Región
12 julio, 2017

La nueva región de Ñuble está cada vez más cerca de ser una realidad

El docente e Investigador del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales PUC, Arturo Orellana, conversó con Mega sobre el proyecto Ñuble Región.

Ir al artículo
Ex Congreso Nacional: Docentes del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales PUC expusieron estudio sobre Capacidad de Carga Demográfica de Isla de Pascua
10 julio, 2017

Hasta la Comisión de Gobierno del Senado, en dependencias del ex Congreso Nacional de Santiago, llegaron los docentes e investigadores del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales PUC, Roberto Moris y Kay Bergamini, para exponer el Estudio de Capacidad de Carga Demográfica para el territorio de Isla de Pascua.

La iniciativa se desarrolla en el marco de la ley que regula el ejercicio de los derechos a Residir, Permanecer y Trasladarse hacia el territorio especial de Isla de Pascua, que actualmente se discute en el Congreso Nacional, específicamente en el Senado.

El objetivo, según informaron los docentes e investigadores a cargo del estudio, es “generar una metodología y un modelo dinámico que permita determinar la capacidad de carga de Isla de Pascua, considerando los diversos escenarios de desarrollo potenciales de este territorio, así como también su variabilidad, para la implementación de la normativa que se generará en materia de residencia, permanencia y traslado”.

El producto más relevante de esta investigación es la generación de un “Modelo de Capacidad de Carga de la Isla de Pascua”, que busca determinar el impacto de la variación de la población en Rapa Nui sobre 3 grandes sistemas de análisis: Ambiental, Económico y Socio-Cultural.

Cada uno de estos subsistemas está compuesto por una serie de elementos del sistema o “módulos” (residuos, agua potable, energía, turismo, ocupación urbana, educación, salud, lengua, etc.), para los cuales se levantaron datos y se construyeron tendencias para modelar el comportamiento futuro de cada uno de ellos frente a variaciones de la población.

Exposición

Roberto Moris, director del estudio, sostuvo que “en esta fecha ya contamos con el modelo de capacidad de carga, hecho especialmente para la Isla de Pascua, que permite levantar una gran cantidad de información que estaba disponible y generar nueva información respecto de cómo la población afecta el territorio y cuál es la relación que hay entre la población, el medioambiente y la infraestructura instalada”.

El académico agregó que “lo que hace este estudio es definir en qué momento la cantidad de población comienza a afectar a la Isla de Pascua y su desarrollo definitivo, con saturaciones en distintos ámbitos, como el agua, la basura o la energía”.

Por su parte, Kay Bergamini, codirector del estudio, advirtió que “conforme lo que nos indican los estudios, estamos en un momento adecuado para tomar medidas respecto de la carga demográfica de la Isla, con medidas que deberían ser adoptadas al mediano plazo, entre tres y cinco años”.

Bergamini agregó que “por primera vez se está considerando un modelo de capacidad de carga en un proyecto de Ley y eso es muy bueno, porque permitirá hacerse cargo de problemas como el tema de la basura y el exceso de automóviles, a lo que se agregan preocupaciones con el agua, la energía y el deterioro del patrimonio cultural existente, producto del turismo en la zona”.

Para responder a los requerimientos de la futura Ley de Residencia, el modelo define umbrales de latencia y saturación para cada uno de los módulos que permitirán gatillar las acciones que la ley defina para cuando se alcanzan dichos umbrales.

Ir al artículo
Prevención situacional: Cómo el diseño urbano combate los focos de delitos
7 julio, 2017

La intervención del espacio público, una correcta planificación y la recuperación de áreas comunes son algunas de las claves para combatir la delincuencia en la ciudad.

El enfoque situacional es una estrategia que apunta a disminuir las oportunidades de comisión de un acto de violencia y percepción de inseguridad de la población en determinados espacios urbanos, por medio de programas orientados a modificar ciertos factores y condiciones de riesgo físico o espacial en el entorno de la ciudad.

La Subsecretaría de Prevención del Delito consigna que la subutilización de espacios públicos a nivel de barrio es uno de los problemas de seguridad más importantes a nivel local, debido a que su deterioro y abandono facilita la ocurrencia de delitos de oportunidad y acrecienta la percepción de temor e inseguridad en la comunidad, lo que puede ser combatido por medio del diseño del espacio urbano.

“La prevención situacional refiere a todas las estrategias y formas en que, interviniendo el espacio, el ambiente o lo construido puede disminuir la oportunidad del delito”, explica Alejandra Luneke, docente del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la UC.

La académica agrega además que la prevención situacional busca este objetivo mediante el diseño del espacio público, por medio de la disposición de artefactos o dispositivos, y también a través de la planificación arquitectónica: “El fundamento de esto es que el sujeto que va a cometer un delito encuentre obstáculos para desarrollar dicho acto y, por tanto, es análisis costo-beneficio, a más obstáculos menos probabilidad que eso ocurra”, dice Luneke.

Según la última Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana, el 6,7% de los habitantes de la Región Metropolitana de Santiago sufrió de robo con violencia o intimidación durante 2016, mientras que un 6,3% fue víctima de robo por sorpresa y un 10% fue objeto de algún tipo de hurto.

Infraestructura del hogar

Uno de los elementos de diseño más importantes a la hora de hablar de prevención situacional es la correcta orientación de la infraestructura del hogar, puesto que de esta dependerán las probabilidades de comisión de un delito debido a la mala visibilidad.

“De las cosas más sencillas que se puede hacer es el tema de la visión directa por parte de los vecinos. Normalmente los lugares más seguros son donde todas las casas tienen vista hacia la calle o hacia el lugar donde transita la mayor cantidad de gente”, asegura Layla Jorquera, vicepresidenta del Comité de Arquitectos Jóvenes del Colegio de Arquitectos de Chile.

Visión que es compartida por la académica de la UC, quien afirma que este tema está relacionado con el concepto de vigilancia natural u “Ojos en la calle”, el que fue acuñado por primera vez por la urbanista Jane Jacobs en 1962, quien sostenía que la seguridad del espacio urbano está asociado al nivel de contacto y los lazos de confianza que puedan establecer las comunidades entre sí:

“que se vea mi casa desde afuera hace que mi casa sea menos probable de ser víctima de un delito que aquella que tiene muros altos, que está enrejada y más oscura”, dice Luneke.

Espacios públicos

Para los expertos urbanistas, la seguridad ciudadana no tiene que ver sólo con más fuerza policial, sino con diseñar espacios públicos que eviten las oportunidades para que se produzcan delitos. Un concepto que tiene que ver con que los espacios públicos estén bien iluminados, que estén activos y que inviten a la permanencia.

“Hace unos años surgió la tendencia de diseño de prevención situacional, que a través de ciertas técnicas específicas, apunta a diseñar espacios públicos más seguros”, manifiesta Pablo Allard, decano de la Facultad de Arquitectura y Arte de la UDD.

Evitar arbustos en las plazas, limitar el follaje de los árboles a los dos metros de altura -de manera que sea más transparente la visión del entorno urbano y se evite que se generen escondrijos-, no acumular basura, tener buena iluminación y evitar las fachadas de locales comerciales que sean ciegas, o sea que no permitan que se vea desde afuera y desde adentro hacia el exterior, son algunas de las principales recomendaciones de prevención situacional a través del diseño urbano.

“En Santiago se han desarrollado algunos ejemplos interesantes, como por ejemplo el rediseño de la plaza de Puente Alto -una vez que se inauguró la estación de Metro-, la que incorporó una serie de estos principios. También el plan de intervención en La Legua, que lideró el Ministerio del Interior en conjunto con el Serviu Metropolitano y el Minvu, también apuntaba a utilizar medidas de diseño de prevención situacional para romper con la estructura de pasajes ciegos”, explica Allard.

Del mismo modo, los expertos aseguran que junto con la intervención del espacio público, la planificación del mobiliario urbano y la recuperación de las áreas comunes, es fundamental darle un uso apropiado a estos lugares.

“Se tiene que usar el espacio público. No sirven las canchas remodeladas donde no se propicia el uso social. Entonces esto es tanto material como de la gestión social y humana que se hace de los espacios públicos”, dice la académica de la UC.

Ir al artículo
EL MERCURIO | Santiago: Residentes de barrios densificados tienen escasos vínculos con vecinos
30 mayo, 2017

Por Manuel Valencia en el Diario El Mercurio

 

La densificación de Santiago no solo ha generado cambios en la capital, como la consolidación de barrios con una mixtura de grupos socioeconómicos, la reactivación de áreas deterioradas, mayor congestión o un cambio del perfil del casco histórico, hoy dominado por edificios. También ha creado prácticas sociales distintas a las de sectores más tradicionales de la ciudad.

Estos cambios han sido evaluados por una investigación (financiada por Fondecyt) del Instituto de Estudios Urbanos de la U. Católica. El análisis de los urbanistas Luis Fuentes, Magdalena Vicuña, Arturo Orellana y Felipe Valenzuela, encabezado por el investigador y subdirector de la entidad, Felipe Link, comparó barrios representativos de la ciudad como Lira-Almagro (que en el perímetro de la calle Santa Isabel es un ejemplo del centro densificado), Matta Sur (zona residencial con carácter patrimonial), la antigua La Florida, nuevo Buin (paradigma de barrios nuevos surgidos en la periferia que han extendido la capital), Juanita Aguirre (Conchalí), La Estrella (Pudahuel) y Villa Los Andes (Puente Alto).

Para medir estas zonas, se aplicaron encuestas y se analizaron los tráficos de llamadas y usos de teléfonos inteligentes. Y el resultado revela el impacto de las formas de poblamiento: en los barrios altamente densificados, los vecinos tienden a mantener relaciones desligadas del sector. En Lira-Almagro, por ejemplo, sus residentes suelen trabajar o divertirse en comunas del sector oriente como Providencia o Las Condes. Solo el 18,2% admite encontrarse con un conocido cuando sale a su barrio, a diferencia del 80,3% que dice hacerlo en Juanita Aguirre, en Conchalí.

 

Según Link, en barrios centrales de densificación más reciente «vemos que amigos y familiares viven en otras comunas del área metropolitana. Esto va fragmentando las prácticas y ampliando su escala».

 

Efecto de nueva ley


Esto también parece ser fruto de la forma en que articuló la densificación con variables como infraestructura, disponibilidad de servicios, espacios públicos y conectividad. «Existe espacio para la densificación, sin caer en los extremos, que sea beneficiosa para la interacción social. La densificación debe estar vinculada a la mixtura de usos, a la diversidad social y a la disponibilidad de equipamiento de todo tipo», comenta Link.

 

A juicio de Pablo Contrucci, jefe de la División de Desarrollo Urbano del Ministerio de Vivienda, este tipo de prácticas diversas de socialización ocurre porque se desarrollaron algunos barrios poco integrados y ricos. «Los barrios más nuevos del centro son ocupados por personas que llegaron hace poco ahí. Son más jóvenes y se mueven más. Esto muestra que se requiere más equipamiento», afirma.

 

Este cuadro parece consecuencia de la falta de exigencias a los desarrolladores inmobiliarios, algo que se debería revertir con la nueva Ley de Aportes, que desde 2019 exigirá compensación en recursos a todos los proyectos según su envergadura.

Ir al artículo
Alta convocatoria y participación marcaron la XV versión del Seminario Internacional de la Red Iberoamericana de Investigadores sobre Globalización y Territorio (RII)
5 diciembre, 2016

“Crisis y desigualdad: impactos urbanos y territoriales en Iberoamérica”, fue el título que congregó a profesionales y académicos de diversas partes del mundo (México, España, Brasil, Argentina y otros) para participar en el XV Seminario Internacional de la Red Iberoamericana de Investigadores sobre Globalización y Territorio (RII), organizado este año por el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Universidad Católica de Chile y por el Instituto de Geografía de la Facultad de Historia, Geografía y Ciencia Política de la misma casa de estudios, los días 28, 29 y 30 de noviembre recién pasado.
Tres charlas magistrales marcaron las tres jornadas. En primer turno (28 de noviembre), fue el Académico Arturo Orellana, con la charla “Pensamiento económico en el desarrollo de la ciudad y del territorio”; luego (29 de noviembre) se realizó la charla del profesor Ricardo Méndez, sobre “La telaraña financiera: una geografía de la financiarización y su crisis” (temas contenidos en un nuevo libro de su autoría que fue lanzado en la misma actividad). El tercer y último día (30 noviembre) el profesor Camillo Boano compartió la charla titulada “la gigantomaquia y plasticidad del capitalismo urbano: territorios como leviatanes y la potencialidad del proyecto urbano”.

Mesas y discusión

Durante el desarrollo del Seminario, se llevaron a cabo diversas mesas para tratar distintos temas, y para ello los asistentes y participantes se dividieron en grupos.

Por ejemplo, durante la primera jornada, algunos de los asistentes se reunieron en torno a las mesas de discusión sobre Restructuración económica global y transformaciones productivas: impactos territoriales y ambientales, marco en cual expusieron reconocidos académicos como Kay Bergamini, Clélio Campolina, Inmaculada Caravaca, Aaron Napadensky, Miguel Atienza y Miguel Arias.

Asimismo, hubo una mesa dedicada a la discusión de temáticas alusivas a Gobalización, financiarización, crisis global, nueva geografía de la urbanización y metamorfosis urbana, ocasión en la que destacaron los investigadores Pablo Ciccolella, Sonia Vidal-Koppmann, Rodrigo Hidalgo, Christian Matus, Pablo Elinbaum, Daniel Galland.

Además, se llevó a cabo una mesa sobre Desigualdades socio – territoriales en el proceso de urbanización: ¿Nuevos enfoques para viejos temas? En esta ocasión, participaron los académicos Ana Carolina Da Cruz Lima, Sergio González-López y Hernán Claudio Lapelle; y los académicos del IEUT UC Luis Fuentes, Felipe Link, Paz Concha, Roberto Moris, Javier Ruiz-Tagle y Alejandra Luneke.

En el resto de las jornadas de trabajo, académicos, estudiantes y asistentes participaron de distintas mesas y temáticas de discusión (Restructuración económica global y transformaciones productivas: impactos territoriales y ambientales; Globalización, financiarización, crisis global, nueva geografía de la urbanización y metamorfosis urbana; Desigualdades socio – territoriales en el proceso de urbanización. ¿Nuevos enfoques para viejos temas?; y otros.

Además, en medio de la jornada se llevó a cabo una interesante mesa de discusión sobre financiarización de la vivienda, a cargo del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS) UC y el Centro de Estudios de Conflictos y Cohesión Social (COES), instancia titulada “De espacios a circuitos de extracción: circulación del capital minero y financiarización de la ciudad”, en el que participaron Martín Arboleda (escuela de Sociología de la Universidad Diego Portales); Ernesto López (COES – U de Chile); Johannes Renner (PUC-CEDEUS UC); Pablo Ciccolella (Universidad de Buenos Aires); y que fue moderado por el profesor IEUT UC, Javier Ruiz Tagle.

El equipo organizador fue conducido por Adonay Perrozzi, del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC Chile, instancia que también integraron el Director y Subdirector de esta unidad académica, Luis Fuentes y Felipe Link, respectivamente, además de Rodrigo Hidalgo, Arturo Orellana y Carlos de Mattos.

La Red Iberoamericana de Investigadores sobre Globalización y Territorio (RII) es una comunidad de investigadores interesados en trabajar sobre temas territoriales, que se incorporan o desincorporan de manera individual y libre. Actualmente está integrada por alrededor de 1000 investigadores que laboran en cien instituciones de veintitrés países.

Funciona con base en una estructura de Comité Científico, que es la máxima instancia de decisión, y sesiona durante cada uno de los seminarios internacionales, alrededor de cada dos años. Asimismo, por medio de la Coordinación General, que tiene el compromiso de constituirse en el punto de referencia ejecutivo y mantener una comunicación fluida entre todos los integrantes de la RII.

La RII fue creada por un grupo de investigadores participantes en un seminario realizado en 1994 en la Ciudad de Pereira (Colombia), animados por el propósito de continuar y ampliar el estudio y el análisis de las transformaciones territoriales y urbanas que se estaban produciendo bajo el impacto del proceso de globalización en diversos países iberoamericanos. Desde entonces, incluyendo el evento fundacional, ha realizado catorce seminarios internacionales.

Ir al artículo