Problemas de densidad y segregación dificultan la aplicación de este modelo que reúne a un grupo reducido de personas y que ha sido implementado en países como Inglaterra, Bélgica y Nueva Zelandia para combatir el contagio y mantener las relaciones económico-sociales.

Análisis y comentarios del profesor Felipe Link.

Ir a la nota >


Investigación asociada

 

 

La Tercera | estudio IEUT concluye que las “burbujas sociales” tienen poco futuro en Santiago