La homogeneidad urbana y estilística que es visible actualmente en La Serena fue determinada por la aplicación de una planificación que desarrollada entre 1948 y 1952, y tuvo un impacto definitivo en la configuración de la ciudad. Las diferentes operaciones que definieron las plazuelas, los edificios públicos y los conjuntos habitacionales, y la casi totalidad del ambiente urbano, configuraron las estructuras formales que, reforzadas por el estilo, potenciaron el rol territorial buscado.

En el marco de las pretensiones de reequilibrio territorial del país como objetivo mayor, se pretendió desarrollar la región y la ciudad por medio de un rol más definido como centro de servicios y dotar de una actividad específica, el turismo, que le diera sentido productivo y animara su vida económica. Configuró así, anticipadamente una ciudad temática, donde la realización de edificios y espacios públicos desde la arquitectura y el urbanismo asumió un papel subsidiario de la intencionalidad económica que animó la planificación. Esta idea asoció la arquitectura y el estilo a un destino turístico, que buscaba la explotación económica de la imagen urbana.

En su formulación y definición paulatina, se evidenciaron las tensiones entre la noción de urbanismo –asociada a la dimensión física de la ciudad- y la de planificación -relacionada a los objetivos económicos y sociales- que relegaron a la arquitectura a la definición de la forma urbana. Significó al mismo tiempo y en la práctica la redefinición de las capacidades, atribuciones y competencias, de lo que cada disciplina podría asumir en el futuro. El plan Serena resulta por ello un episodio clave de la historia del urbanismo y la planificación en Chile durante el siglo XX.

Comprar launch
El Plan Serena y la ciudad temática
Autor(es)

Horacio E. Torrent

Editorial

Colección Estudios Urbanos UC

RIL Editores

Año

2021